Todas las actividades profesionales entrañan de manera fácil la posibilidad de generar, de forma causal y accidental, un daño a un tercero y concretamente en el desarrollo de algunas profesiones el riesgo es indudablemente mucho más alto que en otras.

En el desarrollo de la actividad sanitaria, este daño puede verse muy incrementado, en algunas especialidades más que en otras, por el componente subjetivo en cuanto al resultado, muy presente en la relación médico-paciente.

El profesional sanitario y cada vez con mayor frecuencia , no debe poner solo su atención en la salud de los pacientes sino que además debe hacerlo para tratar de evitar cualquier posible reclamación.

Esta claro que cada vez se incrementan las reclamaciones de todo tipo y que cada vez se hace más necesario contar con un seguro más completo y siempre guiado de la mano de profesionales del sector no solo con grandes capitales aseguradores sino con coberturas adecuadas y muchas veces necesarias para nuestra especialidad en concreto ya que no es lo mismo una cirugía estética por ejemplo que una traumatológica

No debemos olvidar que estamos ante un seguro de RC Profesional, es decir, debemos asegurar el posible daño causado al paciente, no solo a cualquier tercero, como ocurre con las pólizas de RC General.

Las coberturas que consideramos imprescindibles para asegurar la actividad profesional sanitaria son:

RC PROFESIONAL

Le cubrirá todos los actos médicos derivados de su actividad como médico especialista.

RC PATRONAL

Si tiene trabajadores a su cargo es importante contratar esta cobertura para estar protegido frente a posibles reclamaciones de nuestros propios empleados.

RC EXPLOTACIÓN

No todos los daños se ocasionan a través de un tratamiento médico si no que en el desarrollo normal de nuestra propia actividad tanto por acción como por omisión, podemos causar involuntariamente daño a tercero.

INHABILITACIÓN PROFESIONAL

Porque la probabilidad de éxito no siempre depende del sanitario y si lamentablemente debemos hacer frente a una inhabilitación como cumplimiento de una sentencia judicial debemos asegurarnos de cubrir en nuestra póliza un subsidio mensual suficiente y por un tiempo adecuado.

No debemos olvidar que estamos ante un seguro de RC Profesional, es decir, debemos asegurar el posible daño causado al paciente, no solo a cualquier tercero, como ocurre con las pólizas de RC General.

RECLAMACIONES SOLO POR RESULTADO

Por si el paciente nos reclama daños meramente estéticos alegando no haber obtenido la finalidad propuesta.

DEFENSA JURÍDICA

Especializada y con amplia experiencia en resolución de problemas sanitarios para seguir manteniendo tanto su honor como su imagen profesional.

SANCIONES DE LA LEY DE PROTECCIÓN DE DATOS

Debemos estar preparados ante cualquier sanción de la Agencia Nacional de Protección de Datos incluyendo en nuestra póliza un capital suficiente para dar cobertura a este tipo de incidencias. cada vez más frecuentes en un sector tan sensible como el sanitario.
Y lo más importante: la actividad que se detalla en la póliza debe corresponderse con la actividad real que se desarrolla. Por ejemplo, no todas las pólizas incluyen cirugía o técnicas invasivas, ni todos los doctores necesitan cubrirla.

En cualquier caso, siempre aconsejamos que se analicen las exclusiones dentro de la cobertura de RC Profesional Sanitaria para asegurarnos de que los tratamientos que se realizan quedan cubiertos.

Al igual que un mismo tratamiento no es igual de efectivo para todos los pacientes, no todas las coberturas son necesarias para todos los profesionales.
Es importante adaptar la póliza de RCP a la actividad realizada y añadir aquellas coberturas que realmente NOS protegerán en caso de cualquier incidente médico.

¿Quiere saber más?